viernes, 9 de noviembre de 2018

HA FALLECIDO HIGINIO MOLINA LOPEZ


Ayer día 8 de noviembre y en su madrugada, nos sorprendió aunque sabíamos de su dolencia, el fallecimiento en Sevilla de Higinio Molina amigo de esta Casa de Ceuta y ya jubilado del periodismo que desarrollaba como profesión, en la RTVCE "La Publica" de la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Nos sumamos al dolor de sus familiares y deseamos para él el descanso eterno.

lunes, 5 de noviembre de 2018

DIA DE LA MOCHILA 2018


Este año de 2018 el Día de la Mochila, lo esperábamos como cada efemérides con máxima expectación, pues sabemos que es un día campestre en el que una de nuestras fiestas populares ceutíes, tiene mucha raigambre en el pueblo caballa por lo ancestral de la misma y que todos los nacidos en la Ciudad festejamos con alegría y regocijo.
Pues bien aunque el día amaneció claro y perfecto para ir de campo, los dos días anteriores en Cádiz y pueblos cercanos, recibimos una gran tormenta seguida de muchísima lluvia y aparato eléctrico, con lo cual nos fuimos avisando en cadena que al día uno se suspendía el día de la Mochila a la vista del panorama y de cómo estaría el campo encharcado y la posibilidad de la no mejoría de tiempo.
Como indicamos al inicio la mañana fue muy buena, pero al volver a contactar con los socios, declinaron ya organizarla pues tenían otros planes para el día de todos los Santos.
En fin ya que hablamos de la lluvia, “se aguó” la excursión a los pinares de Sancti Petri como estaba previsto dejando por este año la celebración de nuestra fiesta y esperamos que el próximo año, el tiempo meteorológico respete el día.

domingo, 28 de octubre de 2018

NUEVA EDICIÓN EL FOSO Nº 90

Un nuevo boletín El Foso hemos editado, en esta ocasión es el especial nº 90 para dar a conocer las conferencias y los ponentes que han asistido a esta décimo octava semana cultural.
Los interesados en tenerla, podemos enviarla en formato PDF siempre que nos indiquen su correo electrónico. Con esta cerramos un total de cinco que son las emitidas durante el presente año de 2018.

CLAUSURA DE LA SEMANA

 El sábado veinte de octubre tuvo lugar la clausura de la XVIII Semana Cultural de la Casa de Ceuta en Cádiz, contando con la presencia del Consejero de Educación y Cultura de la Ciudad  Autónoma, D. Javier Celaya Brey quien, aprovechando su presencia en Cádiz el pasado viernes para pronunciar la conferencia correspondiente al quinto día de la Semana, ha querido honrar a la Casa con su asistencia a esta jornada de clausura.
La primera parte de esta jornada de clausura se dedicó a una representación teatral protagonizada por el grupo de teatro de la Casa de Ceuta en Sevilla, desplazado a esta ciudad de Cádiz al efecto.  La presentación del grupo corrió a cargo del presidente de la Yeza como es habitual, seguido por unas palabras alusivas a la obra por parte de la directora del grupo, Pepita de Dios.
La obra consistió en una adaptación de la tercera parte de la trilogía de Juan José Alonso Millán denominada "Anda mi madre-3". Esta tercera parte del conjunto está dedicada a la alta burguesía, como la primera lo está a la clase obrera y la segunda a la clase media. Es una comedia en dos actos de duración reducida.
Los personajes son tres mujeres de tres generaciones distintas de una misma familia: "Mª del Rosario", la abuela (Silvia); "Pochola", la hija (Conchi); y "Chicha", la nieta (Piluca); complementadas por "Rosa" la criada (Mª Valle); y "Rufino" pretendiente de la abuela (Domingo), todos ellos ceutíes y socios de la casa hermana de Sevilla.
La obra da una visión de un sector de la sociedad que no por su posición social es menos propensa a dejarse arrastrar por las bajas pasiones y por vicios como es el juego.

Fue muy aplaudida su actuación por la sala llena de socios de las dos Casas, agradeciendo el presidente de la Yeza el esfuerzo realizado y haciéndoles entrega de un recuerdo del día en cuestión y su venida a pesar del tiempo meteorológico que en esa noche de fuerte tormenta acompañada de infinidad de aparato eléctrico, azotó y duró durante toda la representación, y además soportaron en su desplazamiento desde Sevilla.
Como segunda parte de la jornada, y continuando el fuerte aguacero, celebraron la cena de clausura en un conocido restaurante del paseo marítimo gaditano, a cuyos postres el presidente de la Yeza se dirigió a los asistentes agradeciéndoles su presencia y asistencia a las conferencias que redundó en otro éxito más de la presente semana cultural y obsequió al Sr. Celaya Brey con la tacita de plata, anagrama de la asociación caballa por lo que quedó muy reconfortado y agradecido, cediéndole la palabra al consejero , que felicitó a los presentes en nombre del presidente Vivas y en el suyo propio, por la labor desarrollada en pro de la buena imagen y del conocimiento de la Ciudad Autónoma de Ceuta, así como de la colaboración evidenciada entre las dos Casas de la Baja Andalucía, de todo lo que se mostró muy orgulloso.
Puestos en pie terminaron la reunión con un brindis y vivas por la dos ciudades, Ceuta y Cádiz y por el buen desarrollo de la semana, esperando que la próxima sea superada por la recién finalizada.




ASESINO EN MADRID, FOTÓGRAFO EN CEUTA


Bajo este sorprendente título ha discurrido la conferencia pronunciada este jueves dieciocho de octubre por D. José Luis Gómez Barceló encuadrada en la cuarta jornada de la XVIII Semana Cultural.
Es Gómez Barceló persona muy allegada a esta Casa, de donde es caballa de oro, y a la que ha ilustrado en diversas ocasiones con su erudición y la amenidad que le proporciona su fácil verbo y su dilatada experiencia como conferenciante. Su condición de Cronista Oficial de Ceuta conlleva un extensísimo conocimiento de las familias ceutíes a lo largo del tiempo y, en resumen, de la historia de la ciudad como quizá ninguna otra persona contemporánea.
Su exposición ha girado en torno a la figura de José Gabriel Vázquez-Varela Borsino, el "pollo Varela" como era conocido en Madrid, un personaje singular de  la segunda mitad del XIX/comienzos del XX, una verdadera estrella tanto de la crónica negra como de la prensa rosa de su época, equiparable a uno de esas figuras que ocupan páginas de periódicos, revistas del corazón e incluso programas de televisión de nuestros días. Fue tan conocido en su día que aún hoy existe en Madrid la ruta turística del pollo Varela. De familia bastante acomodada y enraizada en La Coruña, nace sin embargo en Cádiz por circunstancias en 1866, pero muere en Vigo, en 1915,  tras su forzada estancia en Ceuta.
Comenzó Gómez Barceló presentando la situación de los comienzos del arte de la fotografía en relación con Ceuta. Habló de los daguerrotipos y posteriores calotipos(el  primero de éstos en España se realizó en 1848). La primera referencia a un estudio fotográfico en Ceuta se remonta a 1864, con un tal Antonio Arrabal Alvarez. Luego aparecen, entre otros, José Olivares, Luciano González, Tendero, y Gonzalo Casas Fontanals. Para poder enmarcarlos en fechas existe la dificultad de no aparecer en los censos por ser estos fotógrafos confinados en su gran mayoría. Otra dificultad es la de que estos primeros fotógrafos-convictos una vez cumplidas sus penas se volvían a la península en su mayoría. Debe tenerse en cuenta que la fotografía, en sus comienzos, estuvo plagada de falsificadores, por lo que se comprende la dualidad fotógrafo-preso. Así mismo, otros fotógrafos proceden en su origen del mundo de la justicia, en donde esta tecnología siempre ha tenido gran importancia, como es el caso de los Arbona y de los Rubio, conocidos fotógrafos ceutíes.
El caso de este "pollo Varela" es, pues, el de un señorito madrileño con bastantes posibles pero cuya madre lo vigilaba controlándole el dinero dada sus tendencias a la vida bohemia y a enredarse con faldas. En un primer suceso parece que apuñaló a su progenitora por lo antes expuesto, pero ella atestiguó que se había tratado de un accidente. Dos años después la buena señora aparece asesinada pero el pollo tenía coartada : la de estar preso por un delito de robo. Este es el famoso crimen de la calle Fuencarral, que tanto en el episodio de tentativa como en el de fallecimiento fue aireado por la prensa madrileña y nacional a toda página, cosa que al parecer le gustaba al individuo. No obstante el caso se complicó por existir sospechas de que el director de la cárcel, José Millán-Astray(padre del fundador del Tercio de Extranjeros)había estado en connivencia con nuestro pollo Varela. Se montó un escándalo considerable y Millán-Astray es cesado en Madrid y trasladado a Ceuta con el mismo cargo(¿casualidades de la vida?)
Mientras tanto, nuestro pollo contaba con el mejor abogado criminalista de la época, Romero Robledo, ex-ministro del gabinete. Es el juicio del siglo, cuando se emplea por vez primera la medicina forense. Es absuelto pero la criada paga el pato siendo condenada a garrote vil, cabiéndole el triste récord de ser la última mujer ajusticiada en España. Tras ésto, el pollo Varela continúa su vida de depravación y es acusado de haber defenestrado a una de sus amantes con resultado de muerte : es el crimen de la calle Carretas, otro suceso de gran impacto mediático, pero esta vez ni Romero Robledo le libra de una condena de 14 años y 8 meses además de 8000 ptas(una fortuna de la época), siendo destinado al penal de Ceuta. Es ya tan famoso que hasta Pérez Galdós habla de él. Al cumplir las tres cuartas partes de la condena ya puede circular libremente por Ceuta y monta su primer estudio, y como tiene dinero, se hace con los mejores instrumentos y demás medios para nutrir su estudio, porque durante los años de reclusión total parece que aprendió fotografía en los talleres de la prisión. Parece que su fortuna a la sazón se establece en tres millones de reales. Alcanza el éxito probablemente por su popularidad, aunque sea debido a los crímenes que se le imputan, y logra la fama de ser el fotógrafo de los niños. Se anuncia en prensa a escala nacional.
En 1910 vende el estudio de calle Duarte 5 a un tal J. Gálvez(otro convicto) y se vuelve a la Galicia de su familia, donde sigue con su carrera exitosa de fotógrafo muriendo en Vigo como ya antes hemos citado.
La intervención de Gómez Barceló fue acogida con fuertes aplausos por una sala llena de oyentes, recibiendo de manos del presidente de la Yeza un recuerdo de su intervención y la expresión de su agradecimiento.

ESCRITO EN PIEDRA


Bajo este sugerente título, el arqueólogo municipal Fernando Villada Paredes ha pronunciado la conferencia correspondiente a la tercera jornada de la Semana Cultural.
Muy conocida en Ceuta, además de en otros lugares del territorio español, como en Italia, Portugal y Marruecos, es la personalidad de este linense trasplantado a Ceuta, licenciado en Filosofía y Letras por la UGR, que se considera un ceutí más tanto por su amor a la ciudad como por los treinta años que lleva trabajando en pro del patrimonio arqueológico de este enclave español en el norte de Africa.

No es la primera, sino la quinta vez que Villada Paredes  ilustra a los socios de esta Casa de Ceuta en la Bahía de Cádiz con sus profundos conocimientos y su fluida forma de exponer el resultado de sus prospecciones a lo largo y a lo ancho del complejo patrimonio del que se enorgullece esta ciudad tan especial, tan amada y tan añorada por todos los que tuvimos la suerte de nacer en su seno. No obstante, fiel a su inalterable protocolo, el presidente de la Yeza hizo la presentación del orador fundamentalmente para aquellos que pudieran no conocer a este gran caballa de adopción.
La presentación que en realidad fue en lo que consistió la conferencia, es la relativa a un proyecto llevado a cabo con la colaboración de Gabriel Fernández Ahumada, que ha requerido cuatro años de infatigable búsqueda de esa trazas de tiempos pasados que, como dice el título, están escritas en piedra. En piedra o en argamasa, porque, desgraciadamente, lo realizado por aquellos habitantes de Ceuta del pasado ha sido, en parte,  sobre este material  susceptible de deterioro por efecto de los meteoros y del inexorable paso del tiempo.
Comenzó Villada diciendo que el afán de dejar huella impresa en el escenario que le circunda ha sido una constante a lo largo del devenir de la especie humana, algo a lo que no se ha podido sustraer nadie, desde las cuevas prehistóricas hasta las calles de nuestras modernas ciudades. Arte o gamberrismo es la controversia que divide todavía a aquella parte de la sociedad que enjuicia el fenómeno del moderno graffiti. Pero esto del graffiti no es en absoluto moderno. Se puede rastrear a lo largo de la Historia, desde la antigua Pompeya, donde se han hallado graffitis que van de lo pornográfico a lo histórico, porque últimamente se han hallado huellas escritas que datan la erupción que arrasó Pompeya y Herculano tres o cuatro meses después de la fecha que hasta ahora se venía aceptando como la de aquel desastre, pasando por Hagia Sofia, en donde se han encontrado runas escandinavas en aquella catedral mayor del Imperio Bizantino, por no olvidar las dejadas por los soldados franceses de aquella famosa expedición de Napoleón a Egipto, en pirámides y demás monumentos dejados por aquella sorprendente cultura. Ni Lord Byron, ni Gustavo Adolfo Bécquer, ni el mismísimo MIguel Angel pudieron sustraerse del impulso de dejar sus nombres sobre la piedra que les daría una cierta inmortalidad.
Definió Villada las dos clases de trazas dejadas en piedra, que son por un lado los graffiti antes referidos y, por otro, las marcas de cantería, cada una de ellas con propósitos diferentes. Estas últimas se han efectuado durante el proceso de construcción de las edificaciones, y hacen referencia a instrucciones a seguir o datos a tener en cuenta por el conjunto de los constructores, mientras que los graffiti hacen alusión a problemas, deseos, añoranzas o preocupaciones de aquellos autores cuya huella todavía es visible aunque no sin dificultades. Así, por ejemplo, abundan los dibujos de buques, cosa lógica en un lugar aislado y casi permanentemente cercado como es el caso de Ceuta, donde comida, municiones, armas e incluso la vía de vuelta a la península, era(y sigue siendo)proporcionada por los barcos. Expuso Villada la nueva ciencia conocida como Gliptografía, que estudia todo lo referido, y que es disciplina en franco auge : estudia signos lapidarios, sobre soporte no previsto para contener símbolos ni mensajes, pero no aquello que no tiene por objeto transmitir un mensaje.
Esta iniciativa surgida en Ceuta está teniendo eco en diversos lugares tanto del suelo patrio como del extranjero, lo que es sin duda motivo de orgullo para todos los caballas.
El final de la disertación de Villada Paredes fue acogida con fuertes aplausos por la sala de conferencias de la sede, repleta de oyentes, dándole de la Yeza las gracias por su presencia en esta XVIII Semana Cultural y haciéndole entrega de un recuerdo de su presencia y actuación en la Semana.

EL PRESIDIO DE CEUTA



“El presidio de Ceuta” ha sido el título de la conferencia correspondiente a la segunda jornada de la Semana Cultural en su decimoctava edición. El conferenciante ha sido Gabriel Fernández Ahumada: pedagogo, especialista en Educación Patrimonial del equipo pedagógico "Ceuta te enseña", perteneciente al IEC, miembro de Gestores del Patrimonio Mundial. Fue presentado, como de costumbre, por el presidente de la Yeza.
Su disertación se extendió desde el período portugués hasta 1911.
Empezó remarcando que bajo todas las dominaciones se han usado presos para los trabajos de fortificación, razón que explicaría la importancia de estas edificaciones en la ciudad de Ceuta. El inmortal poeta autor de "Os Luisiadas", desterrado a la Ceuta portuguesa, es comúnmente conocido que pasó en la plaza varios años, participando en su defensa, durante la que perdió el ojo derecho.
Entre los siglos XVII y XVIII una serie de Reales Ordenes vienen a regular el funcionamiento del presidio, uno de los presidios mayores africanos junto al de Melilla, siendo considerados como "menores" los de Vélez de la Gomera y Alhucemas(a Ceuta iban destinados aquellos reos cuya condena era de 8 años para arriba), así por ejemplo, era considerado desertor aquel penado que llegase al Morro. Eran tales individuos llamados desertores o renegados, que para ser admitidos en las tribus vecinas de la plaza tenían que renegar de su religión y hacerse musulmanes. Uno de los casos más conocidos, el del algecireño cuya condición dio nombre a la conocida colina de la tortuga o del renegado, lugar donde lo emplazaron para que vigilase los movimientos de los defensores ceutíes por aquella zona norte fronteriza. Otro caso de renegado conocido es el de Pedro Puyana, natural de Arcos de la Fra., que se reveló como un gran picador y rejoneador de toros hasta el punto de que el rey al ver su actuación le concedió el indulto a condición de que se dedicase al rejoneo a su vuelta a la patria.
Señaló Fernández Ahumada como el edificio del penal se ubicaba en lo que luego fue Parque de Artillería, el cuartel de las Heras, con una diversidad de talleres de herrería, hojalatería, zapatería, etc, etc, cuyas actividades eran tales que el presidio era autosuficiente, necesitando solo la aportación de material en bruto.  Notable es el principio establecido en el XIX como pilar esencial de la política penitenciaria consistente en que el penado debía ser útil a la sociedad. Aclaró que la "cadena perpetua" es expresión que surge de la realidad de que los condenados a dicha pena permanecían encadenados entre tobillo y cintura de por vida. El Hacho era reservado para los presos políticos de aquellas épocas, donde experimentaban una vigilancia especial. Los comunes, según los casos, podían circular por la ciudad para los trabajos que así lo requirieran, sin pasar del puente del Cristo. Llegó a haber unos 3000 presos, en una ciudad de unos 12000, habiendo 200 presos haciendo de guardias urbanos en 1846.
Por el penal de Ceuta pasaron una diversidad de personajes de las más variadas cataduras, desde diputados doceañistas perseguidos por el infausto Fernando VII a revolucionarios cubanos como José Martí o J.G. Gómez Ferrer, que se llegó a casar con una caballa(practicando la bigamia, por estar ya casado en Cuba), volviendo  tras su liberación con su mujer y los hijos habidos a su isla natal. Como anécdota curiosa relató que la conocida tradición de "la mochila" proviene de que el primero de noviembre podían visitar familiares de presos a éstos, e ir con ellos a merendar al campo u otros lugares tranquilos, para lo que, dada la inexistencia de neveras o similares y los tiempos requeridos para los desplazamientos, lo que llevaban a Ceuta eran frutos secos dentro de una mochila.
Al término de su exposición, Fernández Ahumada fue muy aplaudido por una sala llena de socios, procediendo el presidente de la Yeza a hacerle entrega de un recuerdo de su actuación además de agradecerle la misma una vez más.